Google+

Como hacer una bolsa para lencería

27 mar. 2013

Hoy os traigo un tutorial adecuado para poner en práctica estos días de vacaciones. Esta bolsa es un proyecto muy sencillo, perfecto para alguien que este empezando con la costura. Sólo se necesitan dos retales de tela en colores que combinen, cola de ratón o cordoncillo y opcionalmente fiselina. Incluso se puede hacer sin máquina de coser ya que al no estar pensada para guardar algo con peso, no es necesario que las costuras sean super resistentes.

 
¿Te apetece la idea?

Bolsa para guardería en relieve

25 mar. 2013

Con esta bolsa para Celia me estreno con los tonos rojos, y me pregunto por qué no me lo pedirán más??? No porque los rosas o los azules no me gusten, pero la combinación de rojo y blanco me encanta, ¡y es tan alegre!

Bolsa guardería personalizada


Un Mei Tai diferente y original.

20 mar. 2013

Ultimamente he estado cosiendo varios mei tais, ¿no sabéis lo que son? Bien, hasta hace unos meses yo tampoco, y vaya lo que me estaba perdiendo!! Primero os lo enseño y ahora os cuento en que consisten. 



Este ha sido un encargo especial, porque la mamá en vez de querer un mei de estilo infantil, me propuso darme ella misma una tela que le había gustado mucho. Y la verdad que si al principio cuando la ví me pudo sorprender, una vez hecho puedo deciros que la mezcla de geisha, serpiente y calavera queda preciosa y muy original. La tela es de la colección Alexander Henry, tiene un algodón estupendo y yo diría que no ha encogido nada.

¡¡Nueva imagen en el blog!!

15 mar. 2013

Después de varias semanas trabajando en ello, por fin estreno nueva imagen del blog! Y quienes pasan por aquí a menudo pensarán, pues no parece para tanto, pufff, lo que veis os parecerá sencillo, pero no podéis imaginar el tiempo que me ha llevado...

Desde que abrí el blog, tenía en mente mejorar un poco su aspecto, aunque por un motivo o por otro, lo iba posponiendo semana tras semana. Hace no mucho descubrí el blog de Blanca: Personalización de blogs y desde entonces me dí cuenta que tenía que hacerlo YA! Cada día que miraba el blog me parecía más y más feo ja ja ja. En el blog de Blanca podéis encontrar información sobre como mejorar el aspecto, tiene algunos tutoriales gratuitos, y además unos cursos con muchas más información. Como yo soy de trastear en internet, no me he comprado el curso, y más o menos me he apañado para encontrar información acerca de blogger y poder modificar bastantes cosas, ahora que me ha llevado su tiempo...

A mi aún me quedan algunas cosas que modificar, y no es que esté 100% convencida de la nueva imagen, pero por ahora así se queda, que si me espero a tenerlo perfecto pueden pasar meses...

También aprovecho para enseñaros mis nuevas tarjetas, en alguno de los blos que leo, encontré un enlace a la página de Carmen, My low cost y ví que por un precio más que ajustado te hacía el diseño y te imprimía unas tarjetas muuuy chulas. Le encargué unas y las recibí la semana pasada, ¿que os parecen? A mi me encantan, y además tienen un tacto muy chulo!


Son tan bonitas que me da pena usarlas, no quiero que se me gasten!! ja ja ja



Como hacer una cuna de colecho

6 mar. 2013

Con el post de hoy, inaguro nueva temática en el blog: Maternidad. No es que yo sea una experta, al fin y cabo mi bebé no tiene ni un año, en realidad me considero una madre recién estrenada, pero seguro que algo de lo que escriba os podrá resultar útil.

Hoy os voy a contar como mi preciosa cuna de Micuna, se ha convertido en una cuna de colecho improsivada.

Antes de nacer mi peque, su padre y yo nos pasamos algún que otro rato preparando su habitación, lo típico: pintar, poner un friso de color blanco, poner unas cortinas infantiles, montar la cuna...Y al final, os puedo decir que quedó muy bonita, tanto tanto, que mi bebé ha decidido no estrenarla.

Yo que antes pensaba que los bebés dormían mas tranquilitos en su habitación, ahora no veo el momento de hacerle la mudanza, porque claro, no me habían explicado lo entretenida que es la lactancia materna de madrugada , especialmente cuando tienes un hijo tragón encantado de estar enganchado de la teta de su madre a todas horas.

Por tanto, tengo que reconocer que en nuestro caso, el colecho llegó a nuestras vidas silencionamente y sin avisar, ya que para nada es lo que yo tenía en mente. Noche tras noche, fui rindiéndome a las delicias del sueño a la vez que mi chupóptero se alimentaba, hasta que llegó la noche en la que el pequeño traidor consiguió no rozar las sábanas de la cuna.